Las 4 claves del intraemprendedor

A menudo la figura del intraemprendedor queda relegada a un segundo y distante lugar respecto del emprendedor, más “cool” y “mediático”.

El emprendedor es un agente transformador de la realidad, mientras que el intraemprendedor es transformador de la realidad de la empresa para la que trabaja. La escala y el impacto no es la misma y en términos de contribución social es muy probable que el intraemprendedor pueda aportar mucho más a la transformación del mundo.

Particularmente siento devoción y pasión por el intraemprendimiento y creo que es una actividad y perspectiva que nos va a ayudar mucho a transformar la manera en la que se crea valor.

Emociones para la acción. Albert Cunillera Martínez, QNI.
Emociones para la Acción.

De mi experiencia profesional comparto 4 claves que pueden ayudar a tener un mayor éxito en los proyectos de intraemprendimiento.

1.-Emocionate para emocionar. 

Si no vives con pasión el reto de transformar la manera en la que construye valor tu empresa, será muy difícil que te MOTIVES y que consigas CONVENCER para CONSEGUIR que el proyecto avance. Tienes muchas razones para hacerlo, algunas son individuales, pero las más poderosas tienen que ver con el equipo y con la contribución al desarrollo de la empresa. El driver para innovar es el mismo para un emprendedor individual que para uno que desarrolla su labor dentro de la empresa, comparten épica, miedos, retos y oportunidades…el “viaje del héroe” es el mismo…el vehículo no…

2.-Esto va de recursos…y no todo es dinero.

El mayor reto del intraemprendedor es conseguir captar la ATENCIÓN y el INTERÉS de los gestores de recursos de su propia empresa. En la mayoría de los casos estamos hablando de conseguir la ATENCIÓN de los “jefes” pero igual o más importante es MOTIVAR a los compañeros que, con conocimientos y habilidades distintas, contribuyen al proyecto formando las primeras “moléculas” que “cristalizarán” en estructuras más complejas con capacidad de sobrevivir en el proceso de innovación.

Liderar el proceso de MOTIVACIÓN de los participantes no va de dinero, sino de conocer y focalizar en las emociones que se COMPARTEN (miedo, necesidad de reconocimiento, autorrealización, …?) de todos los participantes.

Hay que conocer los MOTIVOS que UNEN al equipo, partiendo de los elementos contenidos en la MISIÓN y VISIÓN de la empresa. Estas definiciones, a menudo consideradas como meras declaraciones de intenciones, llevan años y años de cultura empresarial tatuados en cada palabra y proporcionan un marco “constitucional empresarial” que favorecen el consenso necesario.

Los recursos que necesita el proyecto están ya ASIGNADOS o COMPITEN con otros proyectos concurrentes. Hay que enfocar el proceso de forma similar a “rondas de financiación” en la que los distintos “accionistas” valorarán de forma objetiva y subjetiva el planteamiento que aportes.

Sí, claro, esto va de VENDER y la venta interna es igual o más dura que la venta externa.

Los sistemas de información juegan un papel clave, tanto en la fase inicial (reconocimiento de un área de mejora a partir de la utilización de un nuevo elemento en un proceso) como en el uso de canales y formatos de comunicación interpersonales. Disponer de buenas fuentes de información te aporta una ventaja competitiva, pero el SECRETO está en la SINTONIZACIÓN con los objetivos de la empresa y la TRADUCCIÓN de los potenciales beneficios en un lenguaje comprensible por todos quienes participan en el proceso. Si no hay COMPRENSIÓN no va haber ACCIÓN.

3.-El entorno cuenta

El viento sopla, a veces a favor y a veces no. El intraemprendedor debe de ser consciente de que más de un 60% de las opciones de éxito de su propuesta depende de factores coyunturales del entorno ….no previsibles. Al igual que un navegante en el mar, debe de conocer las principales corrientes, mareas, naufragios ocurridos y los tipos de vientos de cada “estación”. En la falda del Everest las distintas expediciones mueven sus campos bases esperando que el tiempo sea favorable puesto que, aún siendo el mejor alpinista no puedes acometer un asalto a la cima sin disponer de TODO EL EQUIPO preparado y una situación metereológica que no sea adversa.

Estate preparado en el campo base más cercano, cualquier día puede salir el sol y ESE DÍA es el que has de hacer la cima.

Me<We

4.-El resultado SIEMPRE es positivo.

El intraemprendimiento es un proceso que, en determinadas condiciones, se concreta en la implementación de nuevos sistemas para la creación de valor en la empresa. ..pero no siempre con el alcance original previsto.

En ocasiones las iniciativas valoradas provocan mejoras inmediatas por la incorporación parcial de alguno de sus elementos, en este caso se da un paralelismo con los “sistemas Agile”, permitiendo una mejora de la calidad, consiguiendo un mayor compromiso, rapidez y un aumento de la productividad.

En otras condiciones o momentos las ideas se consideran para una implementación futura, pero se aprovechan los equipos y circuitos de conocimiento utilizados en el proceso de intraemprendimiento.

En todos los casos los participantes, con cada uno de sus roles, incorporan un nuevo valor en términos de equipo para la empresa y sus respectivas marcas individuales se ven reforzadas.

Aprender, reemprender, intraemprender. Mi conclusión

No dependes de nada ni de nadie para empezar a intraemprender. Tu decides.

Tu desarrollo dentro de la empresa donde trabajas y tu crecimiento como profesional dependen de las iniciativas que impulses y concretes. Va de valor actual, de supervivencia y de empleabilidad interna y externa.

Hay micro y macro proyectos. Pequeños pasos que hacen un camino.Disfruta CADA paso adelante.

Hay momentos más favorables y momentos que puedes aprovechar de forma insospechada. Sol, lluvia, niebla…todos los días pueden ser extraordinarios.

Enjoy 😉