Desaprender

No cabe.

Ni apilado ni zipeado.

No cabe en la cabeza tanta información. Y la que viene.

Tenemos cada vez mas capacidad para la cantidad y poco tiempo para discriminar la calidad. Consumimos datos que no tenemos timpo en digerir en vitaminas informacionales, las que nos hacen crecer, nos motivan y nos permiten vivir.

Toneladas de residuos informacionales en cada espacio en el que depositamos nuestra atención. Retos en esquinas de autopsistas de la infoxicación.

Dejen salir antes de entrar.

Adelgazar facebook , twitters, tuentis,centurys y foxs. Apagar la tele, con el corazón en la mano, como una tirita que “ras!” ja-no-fa-mal. Apagar móviles, bloquear coberturas, esperar y hacerse esperar.

Serendipia. Tropezar con lo que enamore los sentidos y dejar entrar.